martes, 22 de febrero de 2011

Will Vinton - Closed Mondays

Eh! What a hell!

Sinopsis: Un viejo borracho se cuela dentro de un museo aún a pesar de estar Cerrado los Lunes. El hombre no sabe ni dónde está, y pasea por el interior del lugar admirando las obras de arte como nadie lo había hecho antes...

Comentario: El corto desprende imperfección por todas las esquinas. La forma de caminar del protagonista, a lo Quique Tembleque, crea carcajadas hasta en el espectador más respetuoso. Los enormes zapatos que lo mantienen de pie producen verguenza ajena hasta al más inexperto animador. Peeero, por encima de estas pequeñeces técnicas prevalece lo más destacado del film, lo que a todos nos ha mantenido pegados al YouTube (a falta de ediciones comerciales...) durante los 7 minutos que dura. ¿El qué? La gesticulación del personaje. Detalles tan sutiles como el hinchamiento de las mejillas, o el perfecto movimiento de la mirada, son dignos de admirar una y otra vez. Sin duda han elegido al personaje perfecto para poner a prueba sus habilidades... ¡y qué habilidades!

Director: La pesadilla de Nick Park tiene un nombre: Will Vinton. Vinton no es un pionero de la animación en plastilina, pero sí es uno de los que más han aportado a esta dificilísima técnica cinematográfica. Como ya dije, su capacidad para dotar de expresividad facial a sus personajes es pasmosa. En éste su primer cortometraje, de 1974 y co-dirigido por Bob Gardiner, ya consigue hipnotizarnos con la interpretación de su personaje, que bien se merecía un Oscar al mejor actor (eso sí, se lo llevó al mejor cortometraje animado).
Pero Will Vinton seguirá deslumbrándonos con sus obras posteriores, como en lo que fue su primera película en plastilina, y también la primera de la historia, antes que "Pesadilla Antes de Navidad", y mucho antes que "Chicken Run"; me refiero a la genial "The Adventures of Mark Twain". Y fue en esta película donde se logró, según mi humilde opinión, la mayor expresividad facial en la historia de la animación. Me estoy refiriendo especialmente al personaje del demonio, que aparece brevemente para aterrorizarnos a todos con su rostro-careta de ángel.

By Fran Estévez
Este artículo fue publicado primero en el blog colectivo El Zoom Erótico.
[Altar del cortometraje]
Publicar un comentario